Domeltv Canal 55 en Vivo desde Manhattan NY

sábado, 4 de enero de 2014

¡Cuidado, curva peligrosa!

Muchos han visto este letrero, en diferentes idiomas y en casi todo el mundo.  Indica que el conductor, debe ir con precaución, disminuir la velocidad, estar atento al freno y preparado para cualquier eventualidad, pues al no ser la carretera una recta, es imposible ver más allá de lo que pudiera ser un manejo seguro.

Con la sentencia 168-13, lo que se crea es una autopista recta, diáfana, señalizada horizontal y verticalmente, indicando las salidas y los lugares donde se puede ir con seguridad y  orden. Pero algunos desaprensivos,  la quieren convertir en una peligrosa curva.

La sentencia, viene a regular una situación que se le dio de lado, irresponsablemente, por demasiado tiempo.  La ley no es más que una vía para regularizar aquellos extranjeros, por desgracia la mayoría haitianos, que no tienen un estatus legal ni en dominicana ni en Haití.

En consecuencia, se encuentran en un limbo social y jurídico.  Un haitiano, contrario a otros extranjeros,  llega a la República Dominicana sin ningún tipo de documentos ni de su país ni de ningún otro.  Se pone el primer nombre que le parezca.  En una ciudad se llama Antonio y cuando llega a otra se lo cambia a Manuel porque el nombre Antonio ya lo tiene otro de sus compatriotas.

¡Así no!  Es imposible seguir con un desorden tal, que el Estado no tenga ni ideas de cuantos extranjeros, legales e ilegales, habitan en nuestro suelo.  El gobierno ha reiterado que no habrá deportaciones masivas.  Lo que se establecerá será el respeto a la ley.

Aquellos extranjeros que quieran regularizar su situación, lo podrán hacer sin inconvenientes. Pero, los que no acaten las leyes, correrán el riesgo de ser deportados. Entendemos que hay haitianos de segunda y tercera generación que no tienen ninguna vinculación con el país de sus padres y abuelos.

Estos, si así lo desean, pues hay muchos, con todo su derecho, que siguen aferrados a la nacionalidad de sus ancestros,  podrán comenzar el proceso de obtener residencia legal y luego, después de un tiempo establecido por la ley que está en estudio y pronto se pondrá en vigencia, se podrían nacionalizar  con todos los derechos y deberes de cualquier ciudadano dominicano, menos, ser Presidente o Vice Presidente de la República. Tal y como lo establece nuestra Constitución.

Aquellos nacionales que viven del dinero que consiguen a través de las diferentes ONGs en el país,  las potencias extranjeras que quieren endilgarnos, más allá de nuestros límites, el problema haitianos y a los religiosos que viven de la ignorancia y la pobreza de ese pueblo, les pedimos que desistan de tergiversar la verdadera intención de nuestras leyes.

Dejen que esta bien intencionada autopista, siga su primigenio diseño  hacia la regularización.  Las curvas siempre son arriesgadas y últimamente vemos que se están formando algunas, donde se pueden ver obstáculos en la misma.  Grupos de ciudadanos dominicanos, no solamente quemando las tradicionales gomas, sino  blandiendo armas de todo tipo, para exigir que la pista siga su original trazado y que no la desvíen hacia el terreno de la decorosa defensa de nuestra nacionalidad.

Evitemos  accidentes que pueden ser fatales, pues esa curva, los haitianos lo saben muy bien, es sumamente peligrosa.

Autor: Carlos McCoy





Publicado por Domingo Morel, Administrador www.contactoxtrany.com Contacto 347-455-5584, Email: domingomorel36@gmail.com