Domeltv Canal 55 en Vivo desde Manhattan NY

sábado, 4 de enero de 2014

Del Editor: Señor presidente, para asesinar al país no cuente con nosotros

Copiado de : Del Editor de Cristiano Digital.net

Al: Honorable Señor
Licenciado Danilo Medina Sánchez
Presidente constitucional de la República Dominicana
Excelentísimo señor Presidente:
Con todo el respeto y consideración que su alta investidura merece, la dirección de www.cristianodigital.net le comunica que en lo adelante no publicará más información proveniente de la Presidencia de la República, ni aceptaremos ningún tipo de publicidad gubernamental, pues hemos decidido asumir una postura frontal contra las iniciativas fusionistas del Gobierno Central.
DEL EDITOR FOTONuestra decisión es impulsada por la actitud de silencio e inacción que usted como Primera Figura de la Nación mantiene con respecto a la cuestión migratoria haitiana y por su personal intento de asesinato contra la Soberanía Nacional mediante el decreto 327-13, un recurso ilegal que a todas luces ultraja todas las leyes vigentes sobre migración y que equivale a pasarle una aplanadora a la sentencia 168-13.
Como simpatizantes del ideario de Juan Bosch nos duele cruzar la acera para enfrentarle políticamente, pero el interés nacional está por encima de cualquier simpatía partidista.
Antes de profundizar, permitanos expresar que al igual que un alto porcentaje de la población dominicana, votamos por usted compañero Medina, en la esperanza de que “continuaría lo que estaba bien, corregiría lo que estuviese mal y haría lo que nunca se había hecho”.
Y bien que cumplió usted su promesa!
Primero: corrigió lo que estaba mal, su propio programa de gobierno, cargado de promesas y excelentes medidas que favorecerían a los desarropados que le dieron al poder con los ojos y la mente puestos en que usted, cual Mesías, los llevaría a la Tierra Prometida. Promesas y esperanzas que a final de cuentas usted mismo sabía que no podría realizar pues éstas contravenían los compromisos que usted ya había contraido con la oligarquía del país, y los poderosos compañeros de partido.
Segundo: Continuó lo que estaba bien, si bien,  pero no para el pueblo, sino para los compañeritos de la cúpula del partido. Mismos que se pasaron ocho años chupando la teta de la res pública y a éstos, usted no  solo los confirmó en los cargos que ostentaban, sino que promovió ascensos para aquellos a quienes debió enviar a la banca.
A muchos de los cuales el rumor público y otras instancias señalaban como reos de corrupción, toda esa gente a quién usted debió investigar y no lo hizo, porque aunque trancar a los corruptos estuviera en su carta de intenciones o propuestas de campaña, era politicamente incorrecto sentar en el banquillo a los suyos propios. Por eso, y desde la óptica de lo politicamente apropiado, usted validó y dió por buenas, las malas prácticas de los sátrapas, que eran habituales mientras gobernaba el príncipe.
Tercero: Hacer lo que nunca se había hecho y esto es algo que debemos reconcerle su excelencia. Fue grandioso cuando en un acto con olor a pueblo usted dejó sin efecto el alza en la factura eléctrica a mediados del año pasado, parecía usted un autentico Cid Campeador cuando dispuso bajar las tasas de interés y atravez del Banco Central liberó fondos para préstamos blandos que claramente favorció y ayudo a concretizar los sueños de muchos. Muy bien por usted señor presidente!
Lo que no imaginamos jamás es que todas esas medidas, eran el caramelo que el médico le dá a los niños antes de clavarle la jerínga con aguja para un caballo.
El gustazo final nos lo dimos, cuando el Tribunal Constitucional se cubrió de gloria con el fallo 168-13 que definíó quienes somos dominicanos y quienes no.
Entonces empezó la presión externa y el serrucho de los enemigos internos de la nación y ahí mismo se le cayó el piso señor presidente y se pusieron los huevos a cheles.
En ese mismo momento su gobierno empezó a usar tapones en los oídos,para no escuchar las voces de su pueblo, anteojeras para no ver que con su obrar inflingía una profunda puñalada a la soberanía nacional y fusta para golpear la institucionalidad por la que Duarte y los Trinitarios lucharon y conquistaron.
Usted permitió que el gobierno haitiano rompiera todos los acuerdos comerciales con el país y nunca dijo esta boca es mía. Nunca se querelló ante los organismos correspondientes, antes bien, su silencio y estoicismo permitio que Michel Martelly y sus compinches salieran a decir que los malos somos los dominicanos.
Dejó usted que los haitianos salieran a mendigar la caridad internacional y que nos echaran los perros guardianes de los Derechos Haitianos, no Humanos.
Complació usted a quienes aportaron los fondos para llevarlo a palacio, fusionistas en su mayoría. Se dobló ante sus intereses. Le acomodó la carga al burro, para que pesará más del lado Constitucionalista y fuera más ligero para los enemigos de la Patria.
Lo felicito señor presidente, logró usted ingresar a la historia como el único madatario dominicano que sobrelegisló y creó instituciones (como el Instituto de Migración, aún cuando exististía y subsiste la Dirección General de Migración) y piezas jurídicas para sustentar entuertos y desaciertos (Decreto 327-13) sin derogar las anteriores, aún sabiendo que las nuevas disposiciones entraban en franca contradicción con las ya existentes.
Ha logrado hacer lo que nunca se había hecho, pues conciente del caracter irreversible de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, urdió usted un funesto instrumento “legal”, el decreto 327-13 que es a la Nación Dominicana como el fatal disparo de Lee Harvey Oswalt contra la cabeza de John F. Kennedy.
No es necesario ser abogado, ni estudiante de derecho. Basta solo con tener tres dedos de frente y un chin de materia gris en el coco, para con tan solo un vistazo, a simple vuelo de pajaro  saber que tan siniestra pieza, es un franco atentado contra la supervivencia de la Dominicanidad.
Pero eso no es todo. Usted señor presidente abrió las puertas y le tendió alfombra roja a los calíeses del odioso CIDH, aún a sabiendas de que no somos signatarios de ningún acuerdo con ellos, ni la corte que representan.
Y para colmo tampoco dijo nada cuando el flamante “mediador” venezolano (cuyo nombre ni apellido pondremos en este comentario para no ensuciarnos los dedos tecleando) tomó partido hacia el otro lado del Masacre.
Jamás pensamos que las muestras de bondad que dió su gobierno a principios del segundo semestre del 2013 no eran otra cosa sino un anestésico, para el palo asechao que se avecinaba: Fundirnos en uno solo, con la nación haitiana.
Igual que como los blancos le apagaron el jacho a sus correligionarios, usted nos apagó la estrella compañero.
Créanos, en CristianoDigital.net estamos muy decepcionados, y en lo adelante sin apartarnos del pensamiento del sublime líder Juan Bosch, hemos decidido, desde nuestra humilde tribuna hacer oposición frontal, responsable, respetuosa y decidida a la política servil y antinacionalista del gobierno que encabeza usted compañero Presidente.
Jamás asistiremos al sepelio de la dominicanidad, al menos no en calidad de verdugo, antes preferiblemente como martir. Desde nuestro pequeño nicho informativo, nos declaramos defensores a capa y espada y enemigos abiertos de quien ose adversar la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional y rechazamos desde lo más profundo de nuestro ser, el vampiresco decreto 327-13 por considerarlo una arma mortal, contra la soberanía y la supervivencia de la REPUBLICA DOMINICANA.
Reiteramos, CristianoDigital.net no publicá ninguna información proselitista o laudatoria de su gestión o de otro tipo que provenga de la Presidencia de la República, salvo en casos de emergencia nacional o de aquellas cuya difusión vengan en provecho verdadero del pueblo común.
Nunca, pero nunca señor presidente, ningún dominicano auténtico se prestará para asesinar el país que tanta sangre y sacrificio costó a los Padres de la Dominicanidad.
Como diario independiente asumimos las futuras implicaciones y consecuencias que nuestra responsable actitud patriotica genere y pedimos a Dios nos dé la entereza para mantenernos de pie.
Nos gustaría pensar que lo que hace, es contra su voluntad, que lo están arrastrando a entregar el País de Duarte, Sánchez y Mella en bandeja de plata, en manos de los enemigos jurados de la Patria.  Pero sabemos que no es ese el caso.
No obstante, si algún día su gobierno, compañero Medina, decidiera defender la Nacionalidad Dominicana y desoir las azarosas voces que apuestan al genocidio nacional .
Si en algún momento y honrando la gallardía de nuestros prohombres en 1844, usted Danilo Medina, decidiera casarse con la historia y  enfrentar los intereses foráneos que pretenden mezclar a Dios con el diablo, cuente usted que Cristiano Digital volverá a estar a su lado e incondicionalmente a su disposición, para dar la vida si fuera necesario, en pro de la más noble de las causas: HACER CUMPLIR LA CONSTITUCION, DEFENDER LA SOBERANIA NACIONAL Y SALVAGUARDAR LA PATRIA.
Viva la República Dominicana!
Luiggi José Fernández
CEO-Director de CristianoDigital.net

Contenido relacionado




Publicado por Domingo Morel, Administrador www.contactoxtrany.com Contacto 347-455-5584, Email: domingomorel36@gmail.com