Domeltv Canal 55 en Vivo desde Manhattan NY

jueves, 16 de enero de 2014

Fénix Arias encabezará este jueves conversatorio en Centro León

Santiago.-En el conversatorio que se realizará hoy jueves en el Centro León, la profesora, investigadora, defensora de derechos de los inmigrantes dominicanos y decana del CUNY-Bronx Community College, explicará los actuales roles laborales que desempeña la comunidad dominicana en los Estados Unidos.
 
 Diversas visiones sobre la diáspora dominicana y los nuevos espacios que en Nueva York están ocupando los hijos de dominicanos migrantes, han sido tratados en  el programa de actividades paralelas a la exposición “Duarte: Visiones colectivas en espacios vinculados”, que estará abierta hasta el próximo 26     de enero.
   
El tema del conversatorio, “Diáspora dominicana en Nueva York: Nuevos espacios ganados”, ya nos pone en perspectiva. ¿Cómo han evolucionado los perfiles de la diáspora dominicana?
 
 Los perfiles de la diáspora dominicana han evolucionado, yo diría a grandes pasos. Para eso tendríamos que hacer un recorrido histórico de la emigración dominicana. Si nos remontamos desde el 1960, que es cuando empieza una emigración masiva, notamos que los primeros emigrantes dominicanos fueron las personas de sectores rurales y con cargos militares, las cuales no tenían un nivel de educación elevado. Estas personas llegaron a los Estados Unidos a suplir el sector industrial, las factorías. A mediados del 1970 y en los 80 se empieza a notar la fuga de cerebros, personas con un nivel de educación más alto y con una clase social mezclada (médicos, ingenieros, abogados, etc.). Ya al principio de los 90 se empieza a valorar el sector tecnológico y empresarial.        

Entonces empieza a cambiar el perfil. Esto no es notorio en las estadísticas y en los censos, pero ya mediados de los años 90 y principios del año 2000, los emigrantes dominicanos y sus hijos dominan el idioma inglés, ocupan posiciones políticas en la comunidad, tienen negocios propios, están mayormente en recintos escolares, sus padres dominicanos deciden hacerse ciudadanos americanos y a ejercer su derecho al voto, conocen sus derechos en las comunidades y saben cómo exigirlos. Es entonces cómo iniciamos a posicionarnos en la sociedad norteamericana. Por ejemplo, hoy en día tenemos una embajadora, nacida en la República Dominicana, nombrada por el Presidente Obama; un hijo de padres dominicanos, nacido en los Estados Unidos, dirigiendo el sector laboral de ese país; más de 40 servidores públicos electos; más de 5 jueces (tanto civiles como criminales);  un miembro de la junta de directores del sistema universitario urbano más grande de los Estados Unidos (CUNY); una vice canciller del recinto universitario en Arizona; una rectora de una universidad; una vicerrectora; 4 decanos en la ciudad de Nueva York; más de 100,000 estudiantes universitarios (alrededor de 30,000 en CUNY); abogados, médicos, ingenieros, profesores universitarios, superintendentes escolares, varios directores de escuelas; más de 200 maestros con más de 150 mil niños estudiantes dominicanos; escritores, activistas comunitarios, periodistas, actores, y eso sin contar el número de propietarios de negocios e industrias, tales como restaurantes, supermercados, bodegas, salones de bellezas, agencias de viajes, remesas, envíos de valores, entre otros...
Para una comunidad emigrante relativamente joven, sólo tenemos 53 años de presencia masiva en los Estados Unidos, nuestra huella al aporte financiero y de capital humano está definitivamente trascendiendo las barreras encontradas por las primeras generaciones de este grupo. Claro está, ellos nos abrieron las puertas y recorrieron el largo camino y nos enseñaron el proceso a seguir.
 
¿Cuáles factores han hecho posible esa evolución de roles de los dominicanos residentes en Estados Unidos?
   
El idioma es la clave para una exitosa evolución de roles, ya que es la llave para la inserción al sector laboral formal. Pero hay que resaltar que la educación es el factor principal para la evolución de roles de los dominicanos en los Estados Unidos. Creo que también debo de añadir el hecho de conocer el proceso sociológico de aculturación… el cual conlleva aprender inglés como segundo idioma, las reglas y costumbres del país. El proceso de “aculturación” encierra un sinnúmero de actividades que un inmigrante aprende para adaptarse a la cultura de su país adoptivo, tales como el comportamiento, la vestimenta, asuntos éticos, entre otros. La aculturación también encierra el conocimiento de los procesos legales: qué es y no es permitido por la ley.
     
¿Qué representa para la República Dominicana estos cambios de roles de sus emigrados? ¿Cuáles son las implicaciones de estos nuevos roles laborales y profesionales de la diáspora dominicana en Estados Unidos, en la sociedad que residen?
   
Esto implicaría una mejor representación para la diáspora; en cuanto a las implicaciones de estos nuevos roles laborales y profesionales de la diáspora dominicana en Estados Unidos, esto implica un cambio de economía informal a una economía formal. El nuevo perfil del inmigrante ya no se conforma con un trabajo de salario mínimo. Valora su capital humano y entiende las destrezas que trae consigo. No emigra con las manos vacías, trae consigo sus destrezas y conocimientos. Busca cómo transferir sus conocimientos y entiende que hay un proceso de adaptación. Se preocupa por aprender inglés, hacerse ciudadano americano, y sumergirse en su nueva cultura adoptiva. Este cambio, le da una voz a la diáspora. Una representación sociopolítica, económica, y hasta transnacional.
   
En cuanto a la República Dominicana, el nuevo perfil representaría un incremento de remesas—lo cual yo tengo un problema con esto. En mi opinión, muchas veces, el país no toma en cuenta la diáspora emigrante, sólo en tiempo de campaña partidista. Si lo hiciera, se preocupara más por incrementar el capital humano de la diáspora en este país. Sí noto una preocupación de parte del país, en cuanto a las remesas, lo cual beneficia al país, pero no a la diáspora. Considero que se debería hacer un análisis más profundo de las necesidades de las diásporas y desarrollar acuerdos para elevar el capital humano de éstas. Por ejemplo, en España, muchos dominicanos no tienen los beneficios de estudios y entrenamientos que tienen los inmigrantes dominicanos en los Estados Unidos, por lo tanto muchos no encuentran empleos. Otro ejemplo son los pequeños negociantes en Barcelona, para ser más específicos, los cuales no tienen los beneficios bancarios ni propuestas económicas que se le ofrecen a los negociantes estadounidenses para apoyar sus negocios. Muchos  negociantes dominicanos pierden sus negocios legítimos porque no encuentran el apoyo económico. Dicha pérdida afecta a todos…es global. Entonces, el país no sólo debe de mirar el nivel de remesas, sino también cómo podrían establecer puentes con sus diásporas para ayudarles, ya que generarían capital humano, trabajo, remesas, y más riquezas en el país. ¡Esto yo le llamaría un verdadero proceso de globalización e integración!
   
Usted misma es ejemplo de estas nuevas opciones de educación y desarrollo que los dominicanos en Estados Unidos han experimentado. Cuéntenos un poco de esta experiencia.
   
Llegué a Nueva York recién graduada del colegio Sagrado Corazón de Jesús, de Salcedo.  No sabía nada de inglés e ingresé a un Sistema del CUNY. Una vez en la Universidad, aprendí del sistema político y desarrollé mi liderazgo estudiantil. Gracias al apoyo que encontré, a la dedicación de mis profesores y las oportunidades ofrecidas, logré obtener una beca en  Columbia University, donde obtuve mi Licenciatura en Sociología, con varios créditos en psicología o comportamiento desviado. Recuerdo que quería estudiar neurología, me interesaba estudiar el cerebro de los asesinos en serie, pero gracias al liderazgo y el apoyo que encontré en CUNY cambié de vocación, y me interesó ser una defensora de los derechos de los estudiantes inmigrantes. Entonces, continué mi educación, completando una maestría en Asuntos Públicos, Administración de Educación Superior. Después de varios trabajos en diferentes instituciones y organizaciones, decidí hacer un Doctorado en Legislaciones Urbanas, con un enfoque en educación y exclusión social, para entender cómo las decisiones políticas afectan a los grupos minoritarios en los Estados Unidos. Fue entonces cuando ingresé al CUNY Graduate Center para completar mi doctorado.
   
He de admitir que ser mujer, inmigrante, latina, y sobre todo dominicana, pueden ser considerados adversidades para lograr mis metas educativas, pero yo las convertí en potencialidades logrando obtener cada título universitario gratis.

El apoyo de amistades y familiares que entienden mi sed de justicia social y el sacrificio del tiempo invertido en cada meta me han llevado donde estoy.
   
A partir del escenario actual, ¿qué puede esperarse de la comunidad dominicana en Estados Unidos en los próximos años?
   
Diría que continuaremos creciendo en el sector laboral, y que habrá una fuerte representación política y socioeconómica. Un ejemplo de esto es el 40% de estudiantes dominicanos actualmente matriculados en Bronx Community College, lo que significa que nuestra diáspora continua desarrollando su capital humano. Como Decana en Bronx Community College, y con el apoyo de la Rectora Berotte-Joseph, yo pienso continuar buscando vías alternativas para nuestros estudiantes inmigrantes, y así como a mí se me tendió la mano, yo tendérsela a ellos.
 
 Sobre Fénix Arias
Actualmente, es la Decana de la Facultad de Desarrollo Estudiantil en Bronx Community College de City University New York. Anteriormente, fue directora de Servicios de Exámenes y Evaluaciones en York College-CUNY. Desde el 2005 ha impartido clases en John Jay College of Criminal Justice-CUNY, de “Inmigración y Delincuencia” en el Departamento de Sociología y de “La raza, etnia, clase y género en América”. También ha enseñado “Filosofía Occidental” en York College durante tres años. Participa en dos juntas comunitarias y es voluntaria de diversas organizaciones de la comunidad donde realiza mediación, recaudación de fondos, y de alimentos / ropa.

Acerca de la actividad
El conversatorio Diáspora dominicana en Nueva York: Nuevos espacios ganados, se presentará este jueves 16 de enero en el Auditorio del Centro León, con los auspicios de Cervecería Nacional Dominicana, Corporación Zona Franca Industrial de Santiago, Cementos Cibao, Fundación Huáscar Rodríguez H., Embajada de los Estados Unidos y La Monumental de Seguros.

Fuente: http://www.lainformacion.com.do

Publicado por Domingo Morel, Administrador www.contactoxtrany.com Contacto 347-455-5584, Email: domingomorel36@gmail.com

0 comentarios: