Domeltv Canal 55 en Vivo desde Manhattan NY

lunes, 1 de septiembre de 2014

Mal momento para pobres y clase media

El salario real del trabajador dominicano ha descendido a causa de la inflación acumulada, siendo notorio un estancamiento de ingresos que se expresa en un índice de movilidad social preocupantemente bajo. Factores adicionales al poco ingreso han agravado la situación de una buena parte de las familias de los trabajadores, constreñidas en su capacidad de compra, perjudicadas por el deterioro de servicios públicos, forzadas a habitar barrios de marginación y caos suburbano, a veces impenetrables para ambulancias, unidades policiales o de bomberos; en ocasiones situadas junto a cañadas, hondonadas y riberas; cinturones de miseria vulnerables a los fenómenos atmosféricos, obligadas a reforzar sus viviendas contra la delincuencia y a sufragar sistemas de transporte costosos e ineficientes para llegar a distantes lugares de trabajo. Forzadas a invertir en inversores y baterías para bregar con apagones o a asumir compromisos de pago a los que no se sometían antes a cambio de un posible suministro de luz de 24 horas.

Hay que hablar también de las odiseas de la clase media, sometida a remuneraciones que no se compadecen con la urgencia de invertir para su actualización mediante la informática, imprescindible ya para asumirse como ciudadanos bien informados y aptos para funciones productivas, urgidos de adquirir, mediante cursos complementarios destrezas tecnológicas de los nuevos tiempos para poder ocupar puestos de trabajo cada vez más escasos porque los renglones industriales locales han declinado mientras la informalidad en materia de negocios crece con su horrible secuela de sueldos bajos y desprotección social.

Las insuficiencias del sistema de Seguridad Social constituyen un flagelo para la juventud y para la gente de ingresos medios en sentido general. Esa clase media, que de acuerdo a estudios del PNUD ha decrecido en el país, ha estado despiadadamente empujada a ampararse en planes de seguro adicionales a los de ley que aumentan sus gastos de salud, clase que es golpeada por costos de combustibles que suben exageradamente. La permanencia de sus ingresos en niveles del pasado la aleja de consumos nuevos propios de su nivel social. Un sector que en muchísimos casos sigue sin poder escapar a los altos pagos de una educación privada para sus hijos mientras llegan los frutos de un 4% que conviertan a las escuelas públicas en opciones seguras para todos, meta que el Estado debe lograr.


Publicado por Domingo Morel, Administrador www.contactoxtrany.com Contacto 347-455-5584, Email: domingomorel36@gmail.com

0 comentarios: